A medida que el mundo se enfrenta al importante brote del nuevo coronavirus, volvemos a ver la película "Contagio". ¿Cómo lidiaron ellos con el brote?

La amenaza comenzó en el Lejano Oriente y se extendió rápidamente por todo el mundo a través de los aeropuertos y los turistas en tránsito. En pocas semanas, el número de víctimas era de muchos millones, y todos los intentos por detener la propagación de la enfermedad eran inútiles. Mientras que los científicos y los médicos se apresuraban a desarrollar una vacuna o incluso una cura para esta enfermedad altamente contagiosa, los charlatanes aprovecharon la histeria mundial para difundir rumores viciosos y vender sus soluciones mágicas. No se destruyó el mundo antes de detener la pandemia, pero el daño fue extenso.

Ahora no entremos en pánico: no estamos hablando del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 al que actualmente se enfrenta el mundo, sino de una enfermedad imaginaria y mucho más peligrosa, que es el telón de fondo de "Contagio", la película de 2011. Es una película muy realista, con una base científica muy lograda, que sigue todas las etapas del tratamiento de una nueva pandemia: los intentos de detenerla que comienzan con la cuarentena de las áreas infectadas, los círculos de infección, las etapas de desarrollo de la vacuna para identificar el patógeno, el cultivo en un laboratorio y en todas las etapas del ensayo clínico, junto con el caos y el pánico, los fracasos y, finalmente, la contención de la enfermedad.

La película comienza con una joven llamada Beth Emhoff (Gwyneth Paltrow) tosiendo en un bar del aeropuerto en su camino de regreso a casa desde Hong Kong. La cámara muestra todas las superficies que toca antes de abandonar el lugar, y todas las personas que las tocan después de ella. Bienvenidos a mi mundo como experta en epidemiología. Sí, así es como veo el mundo donde vivimos: todo infestado de innumerables gérmenes y patógenos, donde cada toque descuidado podría traer a nuestros hogares enfermedades peligrosas.

Beth se va a casa, abraza a su esposo e hijo, y al día siguiente pierde el conocimiento y muere. Antes de su bastante predecible muerte, encuentra tiempo para toser sobre todos los médicos y enfermeras en la sala de emergencias. Poco tiempo después, resulta que su hijo también muere por la misma enfermedad misteriosa, y desde aquí la película se desvía en tres direcciones: la investigación epidemiológica, la investigación virológica y la "trama".

En el centro de la historia está Mitch (Matt Damon), el esposo de Beth, quien está tratando de sobrevivir y proteger a su hija mientras el mundo a su alrededor se desmorona. Su impacto en lo que sucede, sin embargo, es realmente marginal. El verdadero protagonista de la historia es el virus en sí, y para comprenderlo, la película está llena de numerosos personajes secundarios, algunos de los cuales son más centrales mientras que otros aparecen, hacen todo lo posible para luchar contra la amenaza y luego desaparecen. Prácticamente ningún ser humano es lo tan importante para que los guionistas realmente desarrollen su personaje.Contagion (2011) Official Exclusive 1080p HD Trailer

La caballería

Dos hilos interesantes en la película son la investigación del brote llevada a cabo por el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) en los EE.UU., y la investigación epidemiológica que se realiza al mismo tiempo. Muy a menudo, el cine comercial sacrifica la ciencia en el altar de la trama, prefiriendo el clímax dramático por sobre la verdad científica. Así es como terminamos con cosas como los virus importantes en "Al Límite", o películas como "Epidemia", que se equivocan tanto que es imposible saber por dónde empezar.

El CDC opera desde de la ciudad de Atlanta en Estados Unidos. Sus laboratorios almacenan los patógenos más peligrosos del mundo, y allí trabajan científicos, expertos en salud pública y médicos. Su personal ha participado en la investigación de la mayoría de los principales brotes de enfermedades en los últimos años, incluido el SARS, H1N1 ("gripe porcina" de 2009) y otros. Recopilan información acerca de brotes dentro de los EE.UU. y en otros países, entendiendo que un brote de una enfermedad en Bangkok está a solo 20 horas en avión de Nueva York.
 

רחובות ריקים. תמונה מתוך הסרט
Leyenda: Calles vacías: ¿veremos esas escenas esta vez? Todas las imágenes son capturas de pantalla de la película. screengrabs from the movie.

A la luz de esto, se puede entender que, al contrario de lo que muestran muchas películas, el personal del CDC no camina en aldeas remotas sin saber de antemano en qué se está metiendo, cómo se está propagando la enfermedad y cómo defenderse de ella. En "Contagio", esto en realidad no sucede, y solo van a lugares infectados cuando están preparados adecuadamente con un plan lógico y flexible que se adapta a las condiciones en el terreno.

La persona de campo del CDC en "Contagio" es la Dra. Erin Mears (Kate Winslet). Al comienzo de la película, ella es enviada a Minnesota después de la muerte de Beth unos días antes por la misteriosa enfermedad. Su objetivo es reunir la información que pueda en el campo, interrogar a la familia de la persona fallecida y, sobre todo, preparar el terreno para enfrentar una posible epidemia. Ella tiene que lidiar con la política local, investigar el pasado de Beth, establecer centros para tratar con las personas infectadas a medida que la enfermedad se propaga, y finalmente ella misma es infectada.

¿Qué es correcto?

De hecho, los CDC envían personal a realizar misiones de campo. El programa, llamado Servicio de Inteligencia Epidémica, permite a los epidemiólogos desarrollar sus habilidades para investigar enfermedades. Estos investigadores tienen dos funciones: por un lado realizan investigaciones para comprender cómo se propaga la enfermedad y, por el otro, son funcionarios de salud pública que intentan evitar una mayor propagación.
 

¿Qué no es correcto?

En el caso de un brote tan extremo como el que se ve en la película, los CDC desplegarían a mucha más gente. Después de todo, deben actuar lo más rápido posible, y todos deben tener un respaldo.

 

הפגנה. תמונה מתוך הסרט

 La detective

Otra mujer interesante en la película es la epidemióloga Dra. Leonora Orantes (Marion Cotillard). Su misión como epidemióloga en la Organización Mundial de la Salud (OMS) es viajar a Hong Kong para descubrir dónde se originó esta nueva y mortal enfermedad. Cuando ella encuentra al Paciente Cero, la primera persona en contraer la enfermedad, es secuestrada y llevada a una aldea remota en China para servir como moneda de cambio mientras los habitantes intentan obtener acceso más rápido a una vacuna estadounidense, aunque en ese momento todavía no la hay.

¿Qué es correcto?

Mi parte favorita de la película es cuando la Dra. Orantes entra a la oficina, se sienta, dice algo así como "manos a la obra" y ... enciende su computadora. Sí, así es como se hace. Los epidemiólogos pasan la mayor parte de su tiempo en la computadora, no en un laboratorio secreto ni trabajando con compuestos extraños.

En realidad, a lo largo de la película, no hay un solo momento en que alguno de los dos epidemiólogos, Erin Mears y Leonora Orantes, se pongan a trabajar con pipetas o con batas de laboratorio. Simplemente no es su trabajo. Su función no es investigar el patógeno, sino entender quién infectó a quién y cómo detener la propagación de la enfermedad.

¿Qué no es correcto?

Ella también trabaja sola. Cada escena suya la muestra profundamente concentrada en su trabajo en la computadora, mientras que los epidemiólogos chinos con los que trabaja no hacen nada más que irritarse y hablar sobre las consecuencias políticas. Es ridículo: en el caso de un brote importante como este, uno esperaría cooperación entre organismos profesionales, como está pasando mayormente en el tratamiento del brote actual de coronavirus.

מדפים ריקים במרכול. מתוך הסרט

La guerrera de la línea de frente

La tercera mujer importante en la película es la viróloga Dra. Ally Hextall (Jennifer Ehle). Ella tiene el trabajo más complicado de todos: aislar el virus, comprenderlo, desarrollarlo en un cultivo y encontrar una vacuna adecuada. Ella es la que trata directamente con el patógeno.

¿Qué es correcto?

¡Si! Finalmente, una película que comprende que los epidemiólogos no tratan con patógenos, y que ese es el trabajo de los virólogos, microbiólogos y otros que saben cómo usar una pipeta. Los trabajadores de laboratorio son los encargados de aislar los patógenos y de los esfuerzos para encontrar una vacuna o un tratamiento, según sea necesario.

Las partes alrededor de esto también son exactas, incluida la desconexión de la gente del laboratorio de una realidad llena de cadáveres. No son los que tienen que lidiar con la cuestión del lugar de donde provino el virus y hacia dónde va, sino más bien de entender cómo funciona la enfermedad y explicarla en términos simples.

¿Qué no es correcto?

Todo en la película sucede demasiado rápido. El diagnóstico preciso del virus, decodificar su mecanismo, crear el cultivo que permitirá que el virus crezca en el laboratorio, encontrar la vacuna y, por supuesto, probarla en el científico principal. Ella se lo inyecta y va al hospital para verificar si es efectivo. No funciona de esa manera: se realizan muchas pruebas previas antes de aprobar las pruebas en humanos, determinar la dosis correcta e identificar posibles efectos secundarios. La producción de la vacuna, por supuesto, es realizada por las compañías farmacéuticas, y el proceso es supervisado en los Estados Unidos por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), sin ninguna conexión con los CDC en esta etapa.

La historia médica está llena de médicos y científicos que experimentaron con ellos mismos, como el Premio Nobel Laurette Barry Marshall (quien recibe una mención en la película), que se inyectó la bacteria helicobacter pylori para demostrar que causa úlceras estomacales, pero incluso en ese caso se necesita el complicado proceso de probar y aprobar la vacuna o el medicamento. Al menos cuando la Dra. Hextall se inyecta, recuerda retirarse las medias. Según el Dr. Ian Lipkin, uno de los asesores científicos de la película, la escena se filmó inicialmente con ella inyectándose a través de sus medias, pero siguiendo las indicaciones del médico asesor, la escena fue filmada nuevamente para hacerla más precisa.

חולה. תמונה מתוך הסרט

 

El intruso

¿Qué pasa con el virus en sí?

La lógica detrás de la enfermedad es sólida. Las enfermedades que se propagan a través del sistema respiratorio son realmente muy contagiosas, como los virus de la gripe u otros tipos de coronavirus. También es exacto que todo el tiempo se están generando nuevas cepas de virus en lugares donde hay contacto entre animales y humanos, como granjas, mercados, etc. Y se sabe que algunas de estas enfermedades afectan a los humanos.

Es importante tener en cuenta que, por lo general, estos virus no son fatales ni infecciosos. Puede haber un virus particularmente mortal, pero que no se transmite entre humanos; por ejemplo, una de las cepas de la gripe aviar es muy mortal, pero es difícil que se transmita de un humano a otro. En otros casos, un virus puede ser muy contagioso, pero no especialmente mortal. La película eligió el escenario de pesadilla extrema, que de hecho es posible, de una enfermedad que es extremadamente contagiosa y extremadamente mortal y que infectó a humanos desde los animales.

En cuanto a la pregunta de si realmente podría suceder, la respuesta es, por supuesto, y ya ha pasado. Tuvimos mucha suerte con el brote de SARS de 2003, que dejó 774 muertos antes de que pudiera ser contenido, y con la cepa de la gripe H1N1, que causó mucho pánico en 2009, pero al final fue menos mortal de lo que originalmente se temía. Ambas enfermedades "inspiraron" la película "Contagio". Ninguno de los dos virus fue tan mortal como se temía, pero ambos se extendieron ampliamente por todo el mundo en unas pocas semanas. Si hubiera habido más muertes, bien podríamos habernos encontrado viviendo la pesadilla.

Los mecanismos de distribución del virus SARS-CoV-2 actual aún no están claros, pero lo que sí está claro es que es mucho menos mortal que la pandemia descrita en la película. Sin embargo, representa un peligro real para nuestra salud y ya ha cobrado la vida de miles de pacientes, primero principalmente en China, y ahora también en otras partes del mundo. Debemos esperar que, como sucedió con el SARS, su propagación se detenga en unos pocos meses.

Por la Dra. Keren Landsman, epidemióloga y experta en salud pública.

 

 

0 Comentarios