Un científico estadounidense que cultiva moscas dentro de su piel, un médico australiano que traga bacterias que causan úlceras y un médico estadounidense que realiza pruebas de choque. Seis científicos hacen avanzar la ciencia usando su propio cuerpo.

La Dermatobia hominis es una especie de mosca que pone sus huevos en los cuerpos de los mosquitos hembra. Cuando el mosquito chupa la sangre humana, la piel es penetrada y los huevos entran al cuerpo y eclosionan dentro. Las larvas en desarrollo se alimentan de la piel durante ocho semanas. Luego cavan para salir, caen al suelo y pupan (maduran) durante al menos una semana. Después de esto, emerge la mosca adulta y el ciclo continúa.

Hay algunas formas efectivas, aunque no particularmente agradables, de matar las larvas en la piel o extraerlas. Pero Peter Naskercki, un biólogo de la Universidad de Harvard que fue picado en un viaje a Belice en América Central, decidió no eliminarlas. Permitió que se desarrollaran en su piel como un experimento, y las filmó emergiendo de la piel, aunque si eres impresionables no es algo fácil de observar. ¡Lo advertimos!

Naskercki no estaba solo. Muchos científicos a lo largo de la historia han probado diferentes cosas en el objeto disponible más cercano: ellos mismos.

Nuevos medicamentos sometidos a pruebas clínicas

Youyou Tu es una bióloga y médica china que desarrolló un medicamento antipalúdico o antimalárico. Para cualquier medicamento nuevo, la primera fase de los ensayos clínicos tiene como objetivo evaluar si es seguro para los humanos y encontrar los efectos adversos que pueda tener. A veces es difícil encontrar voluntarios que acepten probar los efectos secundarios de un medicamento, ya que algunos pueden ser graves e incluso peligrosos.

Para acelerar los resultados, Tu se ofreció como voluntaria para probar el medicamento desarrollado por ella misma, para ver si era seguro de usar. Por suerte, resultó que el medicamento era muy seguro y no tenía efectos secundarios. A partir de ahí, fue fácil convencer a los pacientes de malaria para que probaran el nuevo medicamento. Se descubrió que el medicamento no solo es seguro sino también muy efectivo contra la enfermedad. El desarrollo de este medicamento Probó una droga en sí misma y ganó el Premio Nobel, Youyou Tu | Fotografía: Wikipedia.


Tried a drug on herself and won the Nobel Prize, Youyou Tu | Photograph: Wikipedia

Ingestión de bacterias

Barry Marshall, médico y microbiólogo australiano, decidió investigar también en sí mismo. A principios de la década de 1980, estudió las bacterias estomacales y llegó a una conclusión trascendental: una úlcera estomacal no es causada por nerviosismo, estrés o comida picante como se pensaba en ese momento, sino en realidad por bacterias, en particular una bacteria llamada Helicobacter pyloriץ.

Para probar su teoría, Marshall bebió el cultivo de bacterias que preparó en su laboratorio para demostrar que estas bacterias pueden vivir en el estómago. Finalmente detuvo el experimento tomando antibióticos antes de desarrollar úlceras reales, mostrando que ya tenía inflamación en el área. En 2005 ganó, junto con su compañero Robin Warren, el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento de que el Helicobacter pylori es la verdadera causa de úlceras y gastritis.

Pruebas de choque

No todos los científicos reciben un Premio Nobel por los experimentos que realizan con ellos mismos, y no todos salen intactos de las consecuencias de la autoexperimentación. También están aquellos que terminan en peores circunstancias. En la década de 1940, John Stapp, un oficial médico de la Fuerza Aérea de EE.UU., quería probar la influencia de la desaceleración repentina en el cuerpo humano para examinar cómo el cuerpo enfrenta un accidente aéreo. Su motivo era ayudar a desarrollar medidas de protección efectivas para los pilotos. Para probar su hipótesis, utilizó un trineo de cohetes que era capaz de desarrollar una tremenda aceleración, y a menudo se ofreció como voluntario para sentarse en él.

Hasta sus experimentos, se creía que el cuerpo humano podía soportar una aceleración de 18 g, es decir, 18 veces la aceleración de una caída libre, pero Stapp demostró que en realidad era posible sobrevivir a una aceleración de 46 g. Pero sus muchos experimentos no solo destrozaron la teoría convencional: también destrozaron sus huesos. Sufrió heridas graves, como fracturas en costillas y extremidades, y dañó severamente su visión como resultado de una explosión de vasos sanguíneos en el ojo.

Con el tiempo, Stapp se recuperó de la mayoría de sus heridas y vivió hasta la avanzada edad de 89 años. Sus experimentos contribuyeron al desarrollo de medidas de seguridad para pilotos y de cinturones de seguridad para conductores.

Investigación alucinante

En 1938, el científico suizo Albert Hofmann estudió los usos medicinales de materiales producidos a partir de hongos. Uno de los productos utilizados en la experimentación fue una sustancia llamada dietilamida de ácido lisérgico o, para abreviar, LSD. El material no causó mucho entusiasmo, hasta que ocurrió un pequeño incidente debido a la falta de medidas de seguridad en el laboratorio.

En 1943, las manos de Hofmann tocaron el material, y luego sin darse cuenta se tocó la boca. Experimentó alucinaciones y cambios en su estado de conciencia, y después de recuperarse siguió probándolo para seguir estudiando sus propiedades. Solo más tarde el material fue considerado peligroso de usar. A partir de ese momento, en estudios adicionales acerca de otros materiales, Hofmann siempre los probaba y olía, lo que finalmente condujo al descubrimiento de los hongos mágicos y a la identificación de sus ingredientes activos.

Hofmann estudió muchos alucinógenos y también los sintetizó, pero lo hizo solo por razones médicas y en realidad se oponía al uso de drogas con fines recreativos. En 1963, enfermo de cáncer de garganta, le pidió a su esposa que le inyectara LSD para ayudarlo a sobrellevar el dolor. Finalmente, a pesar de haber participado en muchos experimentos con drogas (y tal vez gracias a ellos), Hofmann vivió una larga vida y falleció en 2008, a la edad de 102 años.


¿Larga vida gracias al LSD? Albert Hofmann | Fotografía: Wikipedia

La historia amarilla

Uno de los investigadores más extraños en hacer experimentos con ellos mismos sería Stubbins Ffirth, quien intentaba demostrar de manera poco convencional que la enfermedad de la fiebre amarilla no es contagiosa. En 1793, se produjo una epidemia de fiebre amarilla en Filadelfia, que causó la muerte de unas 5.000 personas, aproximadamente una décima parte de los residentes de la ciudad. Después de la plaga, Ffirth planteó la hipótesis de que la enfermedad no era contagiosa en absoluto, y que más bien el brote era el resultado del calor del verano, la temporada en que la enfermedad se propagaba.

Ffirth, convencido de que tenía razón, no escatimó esfuerzos para demostrarlo. Entró en contacto directo con los fluidos corporales de los pacientes, incluidos sangre, saliva, orina e incluso vómitos. Los bebió y los aplicó a su cuerpo, y los insertó en cortes en la piel y las cuencas de los ojos. Después de todo esto, no contrajo la peligrosa enfermedad, por lo que Ffirth creía que tenía pruebas de su teoría y dictaminó que la enfermedad no era contagiosa. Resultó que en realidad era muy contagiosa, pero el virus que la causa no se transmite directamente de persona a persona, sino únicamente a través de las picaduras de mosquitos.

Así que, al final, solo un puñado de estas historias de científicos que hicieron estudios en sí mismos realmente marcaron la diferencia. En los primeros años de la química moderna, muchos investigadores saboreaban y olían los materiales sintetizados, lo que probablemente no contribuyó a su salud. Hoy se supone, por ejemplo, que la salud de Carl Wilhelm Scheele, uno de los padres de la química moderna, quien solía oler y saborear los materiales que creó, incluidos el cianuro y otras toxinas, se deterioró enormemente después de las pruebas que hizo en sí mismo. Incluso Marie Curie, premio Nobel de química y física, cayó enferma y murió de cáncer después de años de trabajar con materiales radiactivos. Así que, por favor… ¡presten atención a nuestras advertencias y no intenten hacer lo mismo en casa!

0 Comentarios